713-895-8300

Lo que creemos

"What comes into our minds when we think about God is the most important thing about us." - A.W. Tozer

Lo que creemos nosotros

Las siguientes son las creencias centrales de Iglesia Generaciones basadas en las verdades fundamentales enseñadas en la Biblia. Toda nuestra enseñanza y ministerio está arraigado y fluye de estas doctrinas bíblicas.

Dios

Hay un Dios que existe eternamente y que tiene tres personas distintas: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Él es el creador de todo lo que existe, tanto visible como invisible, y por lo tanto es digno de toda gloria y alabanza. Dios es perfecto en amor, poder, santidad, bondad, conocimiento, sabiduría, justicia y misericordia. Él es inmutable y, por lo tanto, es el mismo ayer, hoy y mañana.

Revelación

Dios se ha revelado a nosotros a través de su hijo, Jesucristo, que es la imagen visible del Dios invisible, las sagradas escrituras y toda la creación misma.

Humanidad

Los seres humanos, tanto hombres como mujeres, fueron creados a la imagen de Dios para su gloria. Los primeros humanos, Adán y Eva, fueron creados sin pecado y nombrados como cuidadores del resto de las creaciones de Dios.

La Caída

Cuando Adán y Eva decidieron no obedecer a Dios, dejaron de ser lo que fueron creados para convertirse en imágenes distorsionadas de Dios. Esto hizo que se cayeran de la comunión con Dios y fracturó toda la creación desde entonces.

Salvación

Jesucristo vino a reconciliarnos con Dios. Él vivió una vida sin pecado y murió voluntariamente en la cruz para pagar la pena por nuestras transgresiones. Dios lo resucitó de los muertos y ahora, por gracia, ofrece como un regalo gratuito la vida eterna a todos los que siguen a Cristo, por fe, como su Señor y Salvador. Es por eso que la salvación se puede encontrar solo en Cristo.

La Iglesia

La Iglesia debe ser el cuerpo visible de Cristo, enviado al mundo para glorificar a Dios y proclamar el evangelio de Jesucristo.

Resurrección

Jesucristo regresará un día para juzgar tanto a los vivos como a los muertos y para anunciar la plenitud del reino de Dios en la tierra.